Menú Cerrar

Cómo elegir los utensilios de cocina

La mayoría de las ollas y sartenes tienen un aspecto similar, pero hay ciertas cualidades del menaje de cocina en las que hay que fijarse para decidir cuál comprar. Cuando estés en la tienda, no seas tímido. Levante la sartén, compruebe el grosor de los lados y el fondo, y golpee la sartén con el nudillo. Deberías oír un ruido sordo en lugar de un ping.

No tengas miedo de representar los movimientos que harás con la sartén. Usarás tu sartén casi a diario, así que es importante asegurarte de que tiene el “tacto” adecuado.

Ollas y sartenes en el cajón

  • Las ollas y sartenes deben ser lo suficientemente pesadas para conducir el calor de manera uniforme y evitar que los alimentos se quemen.
  • El cobre es la opción más cara, pero reacciona con los alimentos ácidos y requiere un cuidado especial.
  • El aluminio anodizado -una gran opción para una sartén- es sensible al calor y está tratado para evitar reacciones químicas con los alimentos.
  • El hierro fundido también conduce bien el calor, pero reacciona con las salsas ácidas y puede oxidarse si no se limpia y adereza adecuadamente. Las ollas de hierro fundido recubiertas de esmalte evitan estos dilemas, pero son muy pesadas, lo que puede ser un inconveniente. Hay que evitar fregar estas sartenes con productos abrasivos.
  • Las sartenes antiadherentes son una opción muy popular, sobre todo si se está reduciendo la cocina con grasa. Los nuevos revestimientos antiadherentes son más resistentes a los arañazos que antes.
  • El acero inoxidable con una capa interior de cobre o aluminio es una buena opción para todo porque es duradero, no reactivo, conduce bien el calor y es fácil de limpiar.

Mangos bien construidos y resistentes al calor

  • Muchas ollas tienen asas hechas de un metal poco conductor como el acero inoxidable, por lo que se mantienen relativamente frías.
  • En el caso de los mangos metálicos, algunos cocineros prefieren las soldaduras a los remaches, que pueden acumular residuos de comida y son más difíciles de limpiar. Elijas lo que elijas, asegúrate de que el asa está asegurada en varios puntos para que no se suelte.
  • Los mangos de plástico y madera son resistentes al calor, pero no al horno: no puedes empezar un plato en la encimera y terminarlo en el horno.
  • Los mangos de metal con protectores térmicos de plástico o goma extraíbles son los más versátiles.

Tapas seguras

  • Las tapas deben quedar bien ajustadas y tener pomos resistentes al calor.
  • Las tapas de cristal son convenientes, porque puede comprobar el progreso de la cocción sin levantar la tapa. Utilice las directrices del fabricante para la seguridad del horno.
  • Las tapas que se ajustan bien mantienen la humedad en la olla. Una tapa de cristal templado permite a los cocineros vigilar los platos que se están cocinando a fuego lento, lo que ayuda a reducir los hervores.

¿Conjuntos preempaquetados o piezas seleccionadas a mano?

Muchos fabricantes venden juegos de iniciación a juego con 5, 8 o incluso 10 piezas de uso común por un precio económico. Sin embargo, es posible que no tengas espacio o que no necesites un juego grande, y el mismo material no siempre funciona bien para todas las tareas de cocina.

  • Por ejemplo, una sartén grande de aluminio con lados altos puede ser más adecuada que una sartén para tortillas si se hacen más salteados que platos de huevos.
  • Si le gusta hacer guisos, estofados y asados, un horno holandés de hierro fundido que pueda pasar de la cocina al horno es esencial, pero rara vez se incluye en un juego de iniciación.
  • Lo más probable es que necesites algunos artículos más, como una vaporera para verduras de acero inoxidable o de bambú, o una sartén para asar con rejilla.

En resumen: Elija piezas individuales de buena calidad o conjuntos que se ajusten al tipo de cocina que realiza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *